Reparación de Neumáticos

Antes de reparar un neumático, se debe evaluar los defectos presentados en este. Existen daños como la rotura, la deformación perimetral en el flanco o la presencia de bolsas de aire entre la goma y la lona de carcasa, entre otros, que no son reparables y requieren que el neumático sea sustituido. Una vez realizada esta inspección, se determina qué tipos de reparaciones admite el neumático en cuestión. Si es posible la reparación, esto se efectuará a través de un parche vulcanizado, sellado del neumático o reparación de la llanta o válvula de aire.